CalidadImpresion 3DImpresora3DNoticiasSoftwareTecnologiaÚtil

PINTAR PLA: CÓMO PINTAR IMPRESIONES 3D – GUÍA SENCILLA.

IDEA 1.61

¿Quieres saber cómo pintar impresiones 3D? Echa un vistazo a nuestra sencilla guía para pintar impresiones 3D en PLA. También sirve para el ABS.

Comience con un buen modelo.

El Viejo Pozo, hecho con una impresora 3D (Fuente: UNC-Chapel Hill vía YouTube).

Dado que las impresiones finales casi nunca están listas para la sala de exposición, a veces es necesario confiar en un poco de post-procesamiento para llevar un modelo a la última milla.

En esta guía, cubrimos los aspectos básicos del pintado de impresiones 3D de PLA y ABS, desde el alisado hasta el proceso de pintado propiamente dicho, a la vez que ofrecemos algunos consejos útiles entre medias. Aquí optamos por la pintura en spray en lugar de utilizar un pincel o un aerógrafo porque es menos laborioso y bastante asequible, como se explicará más adelante.

Y ahora, ¡a pintar!

¿Qué pintura utilizar?.

Las pinturas en spray son un equilibrio entre la asequibilidad y la facilidad de uso (Fuente: Cults).

Las pinturas pueden clasificarse en varias categorías en función de su disolvente. Las más comunes son los óleos, los esmaltes, las lacas y los acrílicos, la mayoría de los cuales funcionan bien tanto con el ABS como con el PLA. Si eres principiante, lo mejor es que te decantes por las pinturas acrílicas, ya que se secan rápido y se pueden limpiar con agua.

Normalmente, tienes que decidir si vas a utilizar un aerógrafo, un pincel o pintura en spray en lata. Aunque la brocha es más barata que las otras opciones, puede ser difícil conseguir una capa de pintura uniforme, con manchas notables en algunos puntos y el color subyacente apareciendo en otros. Por otro lado, el aerógrafo es costoso y suele tener una curva de aprendizaje muy pronunciada.

Esto nos deja con las pinturas en aerosol, que logran un equilibrio limpio entre la asequibilidad y la facilidad de uso.

Alisado.

También puedes probar a lijar en húmedo para preparar una pieza impresa en 3D (Fuente: Proto3000 vía YouTube).

Lijado previo.

Se considera la primera etapa, y consiste en recortar las características de impresión en bruto, como los muñones de soporte, antes de lijar.

En esta etapa se puede utilizar algo de lo siguiente:

  • Cuchillo para manualidades (cuchillo Exacto).
  • Papel de lija.
  • Pinzas.
  • Cepillo de dientes.
  • Alicates.

La clave es eliminar cualquier protuberancia y asegurarse de que la huella está limpia. Puedes despegar los soportes con tus propias manos o utilizar un cuchillo. No importa, siempre que el resultado final no tenga protuberancias ni salientes.

Lijado.

Empieza con papel de lija de grano 120 y ve subiendo. Cuanto más alto sea el número de grano, más fino será el papel de lija. Utiliza movimientos circulares para evitar arañazos visibles, y presta más atención a los lados evitando los bordes, las esquinas y cualquier otro detalle fino. Después de todo, el grano 120 puede ser demasiado fuerte para los detalles pequeños.

El lijado suaviza las deformaciones y puede llevar mucho tiempo, dependiendo del tamaño de la impresión o del acabado que se quiera conseguir. Lije las marcas de apoyo y asegúrese de haber eliminado cualquier marca de limado o de herramientas.

Progresa a través de los granos dependiendo de tu impresión, pero una vez que hayas terminado con el grano 200, empieza a usar agua. Esto evita que se atasque y proporciona un acabado más fino.

Mientras lijas, palpa la superficie de la huella a intervalos para hacerte una idea de su suavidad. Una vez que la suavidad sea de su agrado, utilice un cepillo y agua para eliminar el polvo atrapado. Naturalmente, deberás dejar que la huella se seque antes de pasar a los siguientes pasos.

Consulta nuestra guía para principiantes sobre el alisado del PLA si necesitas más detalles sobre este proceso.

Cebar.

Es posible cebar modelos impresos en resina (Fuente: Formlabs).

La imprimación convierte su impresión 3D en un producto profesional y hace que el proceso de pintura no suponga ningún esfuerzo al crear una superficie final impecable. La imprimación es necesaria porque las pinturas nunca ocultarán todos los defectos, especialmente cuando se trata de un objeto casi perfecto.

Elige una imprimación que sea compatible con tu plástico. Nosotros preferimos utilizar una imprimación en spray porque puede cubrir rápidamente toda la superficie con una capa uniforme. Es diferente de las imprimaciones con pincel, que son mejores para los retoques finos.

Pasos de la aplicación.

  • Mezclar la imprimación: El objetivo es disolver el pigmento en el disolvente agitando la imprimación en spray con un movimiento circular durante unos minutos. Gire hasta que oiga la bola de mezcla (a veces llamada “guisante”) rodando dentro de la lata. Evite agitar, ya que puede provocar la formación de burbujas al pulverizar la capa.
  • Rocíe la primera capa: Mantenga el pulverizador a unos 10-12 centímetros de la pieza y rocíe con trazos cortos y rápidos. Gire la pieza mientras pulveriza. Para facilitar el proceso de pulverización, monte el modelo en un soporte improvisado. Además, no dejes que el spray se acumule en la pieza.
  • Inspeccione la primera capa: Comprueba si alguna zona necesita un lijado o limado adicional. Si es necesario lijar, tendrás que volver a limpiar el polvo antes de volver a pintar. Es posible que tenga que alternar entre el lijado y la pulverización con imprimación hasta conseguir una superficie lisa.
    • Si es necesario, utilice masilla de puntos para reconstruir las manchas. Puede aplicarla con un rascador. Extiéndela por la superficie de la pieza para rellenar los huecos, pero ten cuidado de no perder detalle. Una vez que la huella esté bien cubierta, espera unos 15 minutos hasta que se haya curado y empieza a lijar.
  • Pulverizar la última capa: Añada otra capa con pinceladas rápidas y ligeras. Evite añadir una capa gruesa, ya que rellenará los detalles finos. La mejor técnica es barrer siempre la pieza con ráfagas rápidas. Este método evita que la pintura se acumule y gotee.

Deje secar la imprimación antes de añadir más capas. Por lo general, dos capas son suficientes para un acabado limpio de la superficie.

Las dos primeras capas deben ser muy ligeras, ya que sólo la utilizamos para mejorar la adherencia de las capas sucesivas. Pero como una imprimación es suficiente para mejorar el acabado de la superficie y la estética de la pieza impresa, algunas personas optan por usar una imprimación sin hacer ninguna pintura adicional.

Una vez añadida la última capa de imprimación, la pieza está lista para ser pintada.

Pintar.

Rocíe en movimientos horizontales a través de su impresión, comenzando y deteniéndose más allá del modelo (Fuente: 3DSage vía YouTube).

En este punto, deberías tener una imagen mental del acabado que quieres conseguir. El proceso de pintura es bastante similar al de la imprimación.

Necesitarás lo siguiente:

  • Cinta de pintor: La cinta de pintor se adhiere firmemente a las superficies pero se despega limpiamente. Esta cinta se utilizará para enmascarar algunas zonas de las piezas impresas para evitar que la pintura se filtre por debajo. Utiliza un objeto duro, como una tarjeta de crédito, para forzar la cinta en los pliegues de tu modelo.
  • Pintura en spray: Las pinturas en spray de Tamiya son muy recomendables porque vienen en una variedad de colores y acabados, y van bien con el plástico.

Pasos de aplicación:

  • Aplique las primeras capas: Sostenga la boquilla cerca del modelo que gira y muévase rápidamente. Puede empezar con dos capas ligeras y terminar con tres o cuatro pasadas en húmedo, esperando de 5 a 10 minutos entre ellas para evitar que se descuelgue. Si quieres seguir afinando la superficie, puedes pulir y abrillantar la superficie de la pintura para mantener una superficie lisa que se vea brillante bajo la capa transparente, pero esto es opcional.
  • Añada las capas de acabado: Enmascarar las zonas pertinentes para conservar los detalles y añada las capas de acabado. Piense en las capas de acabado como capas sobre las anteriores. La primera y la segunda capa se verán más si la capa final es más fina, pero entre una y otra aplicación, deje que la pintura repose un par de minutos y observe si el color está lo suficientemente saturado.
  • (Opcional) Acabar con una capa transparente: Se trata de “sellar” el modelo pintado, protegiendo la superficie de la pintura y consiguiendo el brillo deseado. Aplique la capa transparente en una o dos capas finas y uniformes, esperando unos 10 minutos entre cada aplicación. En este punto, la pintura está terminada, pero puedes seguir puliéndola con cera o un compuesto de pulido fino si quieres un acabado súper brillante.

Deja que la pintura se seque durante la noche y limpia la pieza al día siguiente con un paño de limpieza.

Algunas cosas a tener en cuenta:

  • El enmascaramiento: Retira la cinta adhesiva justo después de enmascarar para asegurarte de que los bordes entre los colores son limpios y nítidos. No te preocupes por recubrir la máscara, ya que la cinta debe evitar que se filtre la pintura.
  • Primera capa: La primera capa bloquea el color neutro de la imprimación y se recomienda cuando se desea un color intenso. Generalmente, el blanco es una primera capa ideal para los colores claros, mientras que el negro es perfecto para los tonos más oscuros.
  • Capas de acabado: Las capas de acabado son opcionales, y cuando aplique un color contrastado, podrá crear gradientes de mezclas de colores ricos. Pero si quieres que la primera y la segunda capa se vean, no te pases con la capa final.
  • Capas: La mayoría de las piezas complejas se pintan en varias capas, empezando por la primera, que sirve de base para el modelo pintado. Ten en cuenta que hay un par de ajustes que puedes hacer si quieres resaltar detalles, crear reflejos o conseguir un aspecto envejecido.

Consejos importantes para pintar con spray.

Los resultados pueden ser alucinantes. (Fuente: Adam Savage’s Tested vía YouTube).

A continuación se ofrecen algunos consejos generales para mejorar los pasos anteriores:

La pintura debe realizarse en un entorno controlado, sin viento ni corrientes de aire. Recuerde que incluso el más mínimo movimiento de aire puede cambiar la dirección de las partículas de pintura.

  • Complete la pintura en spray en una sola sesión si quiere que la pintura se extienda de manera uniforme.
  • Es necesario cubrir cualquier objeto que se encuentre en la proximidad de la zona de pulverización, ya que pueden aparecer pequeñas motas de pintura en ellos. Como alternativa, puedes pulverizar mientras mantienes la pieza dentro de un recinto de cartón. Esto ayuda a proteger los alrededores de la pintura, y el artículo pintado estará protegido del polvo mientras se seca.
  • No rocíes demasiado cerca de la impresión o acabarás con goteos notables.
  • Es mejor aplicar varias capas que una sola, pero que cada una de ellas sea ligera.
  • Un truco es montar su modelo en una espiga utilizando un agujero existente en la pieza. Esto facilita las maniobras mientras se pulveriza y le permitirá acceder a todos los rincones y grietas sin dejar huellas dactilares.
  • Calcula dónde vas a colocar la pieza pintada, ya que necesita un tiempo de secado. Mover el modelo mientras se seca no es una buena idea.
  • Las pinturas en spray son peligrosas. Son tóxicas e inflamables, y pueden ser nocivas si se inhalan. Por lo tanto, es mejor llevar ropa adecuada, guantes de goma y un respirador para estar seguro.

La pintura no debe ser una idea de última hora, sino que hay que pensar en ella desde la fase de diseño. Lo mejor es experimentar para encontrar lo que mejor funciona para ti, ya que hay muchos efectos diferentes que puedes conseguir.

Artículo original disponible en: 3ALLDP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.