CalidadImpresion 3DImpresora3DNoticiasTecnologiaÚtil

IMPRESIÓN 3D A PARTIR DE RESIDUOS DE PLÁSTICO: 10 PROYECTOS EXITOSOS..

IDEA 1.61.

10 proyectos de éxito que demuestran que la impresión en 3D con residuos de plástico post-consumo es una solución viable para eliminar el plástico del medio ambiente a la vez que se fabrica algo beneficioso.

Como dice el famoso refrán, la basura de una persona es el tesoro de otra. Echemos un vistazo a las montañas de plástico desechado que se han impreso en 3D para convertirlas en productos increíbles, cómo se hace y las impresoras y productos que puedes utilizar para poner en marcha tu iniciativa.

Pero primero, veamos cómo la fabricación aditiva está en una posición ideal no sólo para concienciar sobre cómo se pueden reutilizar los residuos de plástico, sino también para convertirse en una gran parte de la solución.

Una colección de muebles de playa de edición limitada impresa en 3D a partir de residuos plásticos marinos mediante impresión 3D robótica por The New Raw (Fuente: The New Raw).

Recientemente, el mobiliario de playa en Grecia y los bancos públicos en Ámsterdam se imprimieron en 3D a partir de residuos de plástico locales, al igual que los podios olímpicos de 2020. El fabricante de automóviles alemán Audi está imprimiendo en 3D ayudas para el montaje de fábricas a partir de sus propios materiales de embalaje usados, Coca-Cola está imprimiendo mobiliario urbano a partir de residuos de botellas de plástico y el fabricante de automóviles estadounidense Ford está imprimiendo en 3D piezas para su Super Duty F-250 a partir de moldes dentales de plástico que, de otro modo, irían a parar a un vertedero.

Por supuesto, muchas de estas iniciativas recientes de reutilización de residuos plásticos son proyectos de demostración para concienciar sobre el reciclaje de plásticos o pruebas beta para evaluar su viabilidad, pero cada proyecto exitoso acerca el objetivo de una economía circular del plástico.

Como ocurre con la mayoría de las cosas que tienen que ver con la sostenibilidad, el reciclaje y la preservación del medio ambiente hoy en día, las prácticas cambiarán realmente como resultado de la regulación y la presión pública, que es cada vez mayor. La UE y algunos estados de Estados Unidos han fijado objetivos de reciclaje para 2030 o antes. La fabricación aditiva tiene el potencial de desempeñar un gran papel. La capacidad de obtener beneficios de esta práctica también será un factor que impulsará su adopción, y ya hay muchas empresas que lo están haciendo.

Los arquitectos Panos Sakkas y Foteini Setaki fundaron The New Raw para dar una nueva vida a los materiales desechados mediante el diseño, los robots y la artesanía (Fuente: The New Raw).

Al utilizar plástico post-consumo como materia prima para la impresión 3D, las empresas, los países, tú, yo; todos podemos fabricar nuevos productos con valor real a la vez que eliminamos los residuos de plástico del medio ambiente. Es una situación en la que todos ganan y no es un proceso muy complejo.

Echemos un vistazo a cómo imprimir con residuos de plástico y quién lo está haciendo ahora.

Cómo fabricar material de impresión 3D a partir de residuos de plástico.

Casi cualquier tipo de plástico puede limpiarse, triturarse, secarse y convertirse en materia prima para las impresoras 3D (Fuente: The New Raw).

El proceso para fabricar productos útiles a partir de residuos plásticos locales mediante la impresión 3D es bastante sencillo. Conocido como reciclaje distribuido y fabricación aditiva o DRAM para abreviar, sigue estos pasos:

  1. Recoger los residuos de plástico.
  2. Clasificar los residuos según su tipo y limpiarlos.
  3. Triturar los residuos en trozos de plástico.
  4. Extruir los trozos en filamento para impresión 3D o introducirlos directamente en una impresora 3D equipada con una tolva de material.
  5. Imprime un producto.

Este proceso -realizado a nivel industrial o en casa- permite crear una gama increíblemente amplia de productos perfectamente funcionales a partir de residuos de plástico; desde pantallas de lámparas hasta herramientas de fabricación. De hecho, cualquier producto o pieza que pueda crear una impresora FDM, puede imprimirse con residuos de plástico.

El filamento fabricado con este método es increíblemente barato pero conserva casi todas las cualidades del plástico virgen. Permite imprimir objetos a un coste 1.000 veces menor que si se utilizaran filamentos de polímeros comerciales, según una investigación de Aubrey L. Woern (et al) en la Universidad Tecnológica de Michigan.

Otro estudio reciente realizado en Francia ha revelado que, incluso con el tiempo y la mano de obra que conlleva la recogida de residuos de plástico post-consumo y su conversión en filamento de impresión 3D, un negocio de impresión 3D puede seguir siendo rentable.

 

Un técnico de Audi sostiene una herramienta de fabricación y los residuos de embalaje de plástico con los que se imprimió en 3D. (Fuente: Audi).

Para ver cómo podría funcionar la DRAM a nivel empresarial, eche un vistazo al ejemplo de Audi que ya hemos mencionado. La idea de los auxiliares de montaje impresos en 3D a partir de residuos de plástico es tan sencilla como eficaz. “Nuestro objetivo era crear un ciclo de materiales que nos permitiera reciclar parte de los plásticos mezclados que se acumulan durante la producción de, por ejemplo, un Audi A7”, explica el director del proyecto, Volker Eitrich.

En este proyecto piloto, los envases utilizados para proteger componentes sensibles -como altavoces y sensores- se recogen y clasifican por tipos. A continuación, unas trituradoras descomponen estos envases de plástico en trozos y los secan. A continuación, un fabricante de filamentos de 3devo calienta el plástico triturado hasta 450 °C y lo extruye en forma de filamento de plástico. Esta es la materia prima para las impresoras 3D que producen ayudas de montaje de precisión para la producción de vehículos.

“El proyecto piloto de impresión de filamento 3D es otro ejemplo de cómo siempre estamos desarrollando nuevas soluciones para acercarnos, paso a paso, a nuestro objetivo final de lograr un proceso de producción de automóviles completamente sostenible”, afirma Achim Diehlmann, responsable de protección medioambiental corporativa de Audi.

Echemos un vistazo a otros proyectos de éxito que demuestran el concepto y las ventajas de la impresión 3D con residuos de plástico.

De las botellas de plástico a los podios olímpicos.

(Fuente: Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio).

Sin que casi nadie lo note, el plástico reciclado fue el protagonista de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde cada uno de los 98 podios en los que los ganadores olímpicos recibieron sus medallas se imprimió en 3D a partir de residuos de plástico.

El material para los podios fue donado por ciudadanos japoneses durante los dos últimos años en un programa patrocinado por el gigante de los bienes de consumo Procter & Gamble. Se instalaron más de 2.000 cajas de recogida en todo el país para recibir botellas de bebida vacías, envases de champú y otros residuos de plástico. También se pescaron algunos residuos en los mares que rodean Japón.

La impresión de los podios no sólo redujo los residuos, sino que cada uno de ellos redujo 75 gramos de las emisiones de carbono asociadas a los plásticos utilizados para fabricarlos. Después de los juegos, parte del plástico de los podios se utilizará para educar al público sobre la sostenibilidad, mientras que la mayoría se reciclará de nuevo en envases para productos de P&G.

Residuos de plástico a cubos de basura de plástico.

Papelera impresa en 3D a partir de residuos de plástico por Justina Zdanoviciute en colaboración con R3direct (Fuente: Justina Zdanoviciute).

¿Qué tal recoger los residuos de plástico en cubos de basura hechos con esos mismos residuos? La empresa de diseño italiana R3direct hace eso, y más, con la impresión 3D. La empresa tiene un objetivo declarado: diseñar e imprimir en 3D productos a partir de residuos de plástico. La lista de clientes de la empresa aumenta cada año para todo tipo de productos, desde arte público hecho con residuos plásticos locales hasta práctico mobiliario urbano.

La empresa italiana de diseño de muebles Matrix International encargó a R3direct que escaneara en 3D un sofá diseñado originalmente por Folke Jansson en 1955 y lo imprimiera en 3D a partir de plástico reciclado para la Semana del Diseño de Milán 2021. La tapicería se creó a partir de poliéster reciclado. La lámpara Pandora’s Vase de R3direct también estuvo entre los finalistas del concurso de diseño Guiltlessplastic 2020.

R3direct afirma que su tecnología de impresión puede utilizar gránulos de plástico inmediatamente después de la trituración, saltándose el paso de extrusión del filamento. Esto les permite reducir aún más el consumo de energía y las emisiones de CO2 con sus muebles impresos en 3D con residuos de plástico.

De las redes de pesca a los asientos de lujo.

Las redes de pesca recicladas en Grecia son la materia prima de las sillas Second Nature de The New Raw (Fuente: The New Raw).

The New Raw, una iniciativa con sede en los Países Bajos, creó la serie de sillas Second Nature fabricadas con plástico marino en colaboración con Blue Cycle, una iniciativa griega que pretende reutilizar los residuos plásticos marinos generados por la navegación y la pesca.

The New Raw también se asoció con la empresa Coca-Cola para llevar a cabo el programa Zero Waste Future en Tesalónica (Grecia). Los consumidores llevaban sus propios residuos de plástico al Laboratorio de Residuos Cero del programa, que contaba con una unidad de reciclaje de plástico y una impresora de brazo robótico, para crear muebles modernos personalizados. Una de las series de muebles creadas a través de la asociación se llama Elements e incluye una tumbona, un vestidor y un sendero, todos ellos impresos a partir de residuos de plástico marino reciclados. Qué mejor manera de mostrar el potencial del reciclaje de residuos plásticos que permitir a la gente disfrutar de una playa limpia mientras se reclina en una tumbona hecha con el material que antes contaminaban las aguas.

The New Raw ha puesto en marcha en varias áreas metropolitanas el programa “Imprime tu ciudad“, que permite a los vecinos reciclar sus residuos de plástico y elegir cómo reutilizarlos, con un proceso de impresión robótica en 3D que puede transformar el plástico clasificado en mobiliario urbano.

Residuos de la Fiesta de la Música a monturas de gafas de sol conmemorativas.

Gafas de sol circulares impresas en 3D por Yuma Labs a partir de los residuos de plástico recogidos en el evento musical Tomorrowland (Fuente: Tomorrowland).

La empresa belga Yuma Labs anima a todos a participar en la transformación de nuestras economías en el modelo circular. Por su parte, la empresa está convirtiendo los residuos de plástico en gafas de sol de moda y de alta calidad.

Yuma Labs utiliza tanto la impresión 3D en lecho de polvo como el moldeo por inyección para fabricar sus gafas de sol. Su materia prima procede de botellas de refresco recicladas y nylon de base biológica. Además, las gafas de sol son totalmente reciclables, lo que significa que pueden volver a utilizarse después de haber cumplido su función.

Yuma Labs se asocia con empresas, ciudades y eventos, como el festival de música Tomorrowland, para recoger los residuos de plástico generados en el evento e imprimir en 3D gafas de sol personalizadas a partir de ellos que luego pueden venderse a los asistentes al evento para cubrir el coste de la recogida de plástico.

Yuma Labs también organiza y participa en eventos públicos para concienciar sobre el reciclaje. Por ejemplo, en 2019 organizaron un evento en el parque infantil de Stormkop, en Amberes, en el que los niños pudieron dragar plásticos de desecho de un río cercano que luego la empresa imprimió en 3D para convertirlos en gafas de sol para niños en el evento.

Como dice la propia Yuma Labs, la operación no consiste únicamente en fabricar gafas de sol o reciclar plástico. Esperan inspirar con su ejemplo un cambio más amplio hacia una economía circular.

Los residuos plásticos a la movilidad urbana.

El estudio de diseño austriaco EOOS ha desarrollado un vehículo utilitario de cero emisiones creado mediante impresión 3D y materiales reciclados (Fuente: EOOS).

Llamar triciclo al Vehículo Utilitario Cero Emisiones (ZUV) de EOOS no es del todo correcto, ya que no tiene pedales. En cambio, es un vehículo urbano ligero de propulsión eléctrica, con un chasis impreso en 3D creado a partir de plástico de polipropileno reciclado.

Desarrollado por la empresa de diseño austriaca EOOS y la compañía holandesa de impresión 3D The New Raw, el ZUV no sólo pretende reducir los residuos de plástico. Sus creadores esperan que pueda convertirse en un nuevo tipo de vehículo de cero emisiones para las ciudades de todo el mundo.

Según los planes del desarrollador, el ZUV se fabricaría mayoritariamente a nivel local. Los consumidores podrían imprimir el cuadro de PP a través de un servicio de impresión 3D como Craft Cloud (es demasiado grande para las impresoras de consumo) y luego llevarlo a una tienda de bicicletas para que le instalen el motor eléctrico, las ruedas, las luces y el manillar.

El cuadrado ZUV tiene tracción trasera y suficiente espacio de transporte en la parte delantera para dos niños o una cantidad equivalente de carga. En su asiento corrido pueden viajar dos adultos. Al igual que otras empresas, EOOS espera concienciar sobre el impacto medioambiental del tráfico urbano y ofrecer un método de transporte alternativo basado en la economía circular.

El ZUV está actualmente en fase de prototipo y su aspecto de bloque puede no gustar a todo el mundo. Sin embargo, el concepto es prometedor, y el vehículo tiene el potencial de convertirse en una visión común de la ciudad.

Residuos de la industria del café a la barra de café.

El expositor de la barra de café en la tienda, realizado con residuos de café reciclados por la empresa de impresión 3D Sculptur (Fuente: Löfbergs).

El grupo cafetero sueco Löfbergs colabora con la empresa de impresión 3D Sculptur para transformar los residuos de la producción de café en nuevas estaciones de café. La colaboración se enmarca en el compromiso de la Comunidad del Café Circular y en la consecución de la ambición del grupo de conseguir cero residuos de café para 2030. La primera estación de café impresa en 3D basada en residuos ya está en funcionamiento y hay más en marcha.

Las estaciones de café son impresas en 3D por Sculptur con una impresora 3D robotizada a partir de un subproducto del proceso de tostado del café y polipropileno. El desarrollo posterior permitirá a la empresa utilizar polipropileno procedente de bolsas grandes de café recicladas, lo que hará que las estaciones de café sean casi 100% circulares.

“Nuestra nueva estación de café es un excelente ejemplo de circularidad -reciclando los restos de la elaboración de nuestra propia materia prima, el café- para crear un producto totalmente nuevo y sostenible”, afirma el director de innovación y transformación circular de Löfbergs, Lars Aaen Thøgersen.

Los productos de Sculptur son 100% circulares, y su visión es ampliar este pensamiento a, bueno, todo. Sin embargo, son realistas y entienden que no pueden hacerlo solos. Sculptur hace un llamamiento a todas las empresas para que pongan de su parte en la conversión circular.

De las botellas de plástico a la acogedora oficina.

Espacio de trabajo R-Iglo de ArchiTech y Royal 3D (Fuente: ArchiTech).

Diseñado por el estudio de arquitectura holandés ArchiTech y fabricado por Royal 3D, el R-Iglo es un espacio de trabajo del futuro que aporta residuos de plástico reciclado a la arquitectura interior de las oficinas.

El espacio de trabajo modular y circular está impreso con plástico PET reciclado (suministrado por el puerto de Rotterdam) mediante una impresora CFAM (fabricación aditiva de fibra continua) y reforzado con fibra de vidrio. El espacio de trabajo, ligero y duradero, puede desmontarse y trasladarse fácilmente. Su diseño circular garantiza una acústica agradable e incluso viene equipado con ventilación, calefacción, electricidad e iluminación LED.

Piezas de desecho de la base del ejército a la preparación.

El suboficial jefe 2 James Giles imprime en 3D en una base estadounidense (Fuente: suboficial jefe 3 Keith Davis).

El año pasado, el Laboratorio de Investigación del Ejército de Estados Unidos puso en marcha una iniciativa centrada en el uso de residuos de plástico para imprimir en 3D herramientas y piezas esenciales sobre el terreno. Aunque la conciencia medioambiental es un elemento del trabajo, el objetivo real es hacer que las bases remotas sean autosuficientes y menos dependientes de las cadenas de suministro.

El ejército estadounidense ya imprime en 3D una amplia gama de piezas sobre el terreno, por lo que añadir el elemento de los materiales reciclados parecía obvio.

En los entornos de primera línea, los residuos de plástico, como las botellas de agua vacías, las jarras de leche y los envases de yogur, se acumulan y suponen una carga logística para los soldados que deben deshacerse de ellos, pero ahora el material puede utilizarse como forraje para las impresoras 3D.

En un ejemplo, el laboratorio imprimió en 3D un soporte de vehículo, que suele romperse, en sólo dos horas a partir de 10 botellas de agua de plástico vacías. Normalmente, la pieza rota implicaría el pedido de una nueva pieza de 200 dólares que tardaría meses en llegar.

El proyecto también está experimentando con el reciclaje de otros materiales para la impresión en 3D, incluyendo elementos que pueden añadirse a los plásticos para crear materiales compuestos, como el cartón y la madera.

De la basura local a los objetos bellos.

Dos artículos del catálogo de The Rogerie fabricados con residuos de plástico 100% recuperados (Fuente: The Rogerie).

Si quieres saber cómo coger cualquier residuo de plástico de tu entorno local y ganar dinero imprimiéndolo en 3D para convertirlo en objetos útiles y atractivos que la gente concienciada con el medio ambiente quiera comprar, no busques más que la empresa canadiense The Rogerie como modelo.

Esta empresa de productos reciclados elimina los residuos del medio ambiente a través de pequeños proveedores canadienses, que sacan los residuos de los vertederos y los océanos. Su catálogo de productos impresos en 3D incluye, entre otras cosas, tazas, accesorios de baño, teteras y una amplia gama de macetas. Sus clientes se sienten bien con sus compras porque están contribuyendo directamente a sacar los residuos de plástico de su entorno local.

Piensa en las posibilidades que tiene cualquier tienda de regalos del mundo de imprimir en 3D a partir de residuos plásticos locales y vender bonitos recuerdos a los turistas que quieran ayudar a resolver el problema de la contaminación local.

En Rogerie dicen que están constantemente buscando nuevos flujos de residuos, y también ofrecen su propio programa de reciclaje. Utilizan cualquier cosa, desde televisores viejos hasta envases de alimentos y piezas de coches.

Todos los productos de The Rogerie se pueden seguir reciclando. Para garantizar la sostenibilidad del 100% de sus operaciones, se aseguran de utilizar únicamente energía renovable. Por desgracia para los que no son canadienses, The Rogerie no ofrece entregas internacionales (para eliminar las emisiones del envío de productos). En su lugar, animan a otros a encontrar operaciones locales similares o a empezar a reducir y reutilizar los residuos de plástico en sus propias zonas.

De agitadores de café a lámparas de araña.

Utilize Studio utilizó agitadores de café para imprimir lámparas de araña en 3D (Fuente: Utilize Studio).

El proyecto Utilize ha convertido agitadores de café desechados en candelabros, plásticos blandos en cestas con aspecto de tejido y aparejos de pesca en sillas, todo ello utilizando un horno y una impresora 3D de sobremesa de Ultimaker.

Más que un estudio de diseño, Utilize se especializa en ayudar a las empresas a descubrir iniciativas circulares y posibilidades de productos sostenibles. Después de haber trabajado con una serie de materiales de desecho en su viaje, su objetivo es ayudar a las empresas a reducir, reutilizar y reciclar con la impresión 3D.

“La mayor sorpresa fue la cantidad de residuos que podíamos utilizar -plásticos blandos, orgánicos, polipropilenos y polietilenos- y nos preguntamos por qué no lo hace todo el mundo”, dijo el fundador de Utilize Project, Matthew O’Hagan, en una entrevista con la revista Stuff. “¿Por qué no se está haciendo esto?”.

IMPRESORAS 3D QUE IMPRIMEN DIRECTAMENTE CON FRAGMENTOS Y PELLETS.

La impresora WASP Delta puede imprimir directamente con materiales picados o en pellets (Fuente: WASP).

Hoy en día hay más impresoras 3D que pueden imprimir directamente con plástico triturado en bruto o con bolitas de plástico a granel en lugar de con filamento. Esta práctica ha sido durante mucho tiempo una solución económica para las empresas que imprimen objetos grandes en 3D, pero hoy en día ofrece a cualquier persona que imprima en 3D una opción sostenible también.

Básicamente, estas impresoras tienen una cuba o tolva donde se introduce la materia prima. A continuación, se calienta y funde y se introduce en el extremo caliente de las impresoras 3D como si se tratara de un filamento. Este proceso facilita aún más el trabajo con los residuos de plástico que uno mismo recoge, limpia y tritura.

Re:3D Gigabot X.

Gigabot XLT 3+ (Source: re:3D).

El Gigabot X de la empresa texana de impresión 3D Re:3D puede imprimir directamente con gránulos, escamas o pellets de plástico, lo que significa que es ideal para imprimir con residuos de plástico. La eliminación de la extrusión de filamento facilita el uso de plástico reciclado y reduce el consumo de energía.

Capaz de imprimir con gránulos de plástico de 3-5mm que se funden por debajo de 270ºC, con una boquilla más grande de 0,8, 1,75 o 2,85mm, Gigabot X reduce la dependencia de la impresión con filamento a la vez que admite la mezcla de gránulos de plástico, aumentando la velocidad de impresión y el ahorro de costes.

La impresora ha ganado varios premios a la innovación y puede imprimir con cualquier material termoplástico granulado de 3 a 5 mm con un punto de fusión inferior a 270 °C, como el policarbonato y el PET. La máquina tiene una velocidad de impresión de 60 mm/s y un grosor de capa mínimo de 0,45 mm.

La impresora se ha utilizado para crear bancos de parque con botellas de plástico recicladas y residuos médicos. Con una adopción más amplia, Gigabot X es un ejemplo perfecto de cómo se puede aprovechar la tecnología para reducir los residuos y mejorar las condiciones ambientales y de vida.

Coste: 17.000 dólares.

WASP 3MT Industrial 4.0.

Impresora Delta WASP 3MT Industrial 4.0 (Fuente: WASP).

Las impresoras de gran formato Delta WASP (incluyendo la 3MT Industrial 4.0, y la 60100) son populares entre las empresas y los diseñadores que necesitan un potente extrusor para materiales técnicos como el polipropileno y el Nylon carbón en filamento, así como materiales sostenibles en forma de pellets.

Como las impresiones grandes requieren mucho material, las máquinas WASP tienen dos protecciones para evitar que se agoten en medio de una impresión. El depósito de pellets tiene un sensor de advertencia de falta de material y, cuando se utiliza filamento, un extrusor sustituye al primero cuando se queda sin material.

Coste: 40.000 dólares.

Cosine Additive AM1.

La Cosine Additive AM1, presentada en 2015, es una impresora 3D de extrusión de material a gran escala con múltiples opciones de extrusión, como la simple, la doble y la tándem. El sistema de extrusión de pellets ofrece flexibilidad y ahorro de costes.

El sistema totalmente cerrado cuenta con una cama calentada y una boquilla que puede llegar a imprimir con materiales de grado industrial, incluyendo ABS PETG, TPU, PC-PBT, fibra de carbono y materiales compuestos de vidrio. Hay indicios de que saldrá una impresora Cosine AM2 con un gran volumen de fabricación. Vuelva a consultar aquí para conocer los detalles cuando se publique.

Coste: 120.000 dólares.

Cincinnati MAAM.

Cincinnati MAAM.

La MAAM (Medium Area Additive Manufacturing) de la empresa estadounidense Cincinnati, es una máquina aditiva industrial construida para la fabricación de producción con un marco rígido soldado, controles CNC y extrusores opcionales simples o dobles. Con la capacidad de imprimir con dos materiales a la vez con cualquier combinación de filamento o extrusión de pellets, la MAAM es una solución de materiales de código abierto.

A partir de 155.000 dólares, la MAAM es una máquina personalizable. Su enorme volumen de construcción puede ampliarse en cualquier dirección y existen otras numerosas configuraciones personalizadas disponibles, afirma la empresa. También hay formación in situ y apoyo continuo por parte de los ingenieros de aplicaciones de Cincinnati.

Gracias a su amplia variedad de diámetros de boquilla, tanto para la extrusión de pellets como de filamentos, la MAAM puede imprimir una gama de resoluciones de capas para obtener versatilidad en el tamaño, la velocidad, el detalle y la calidad de la superficie de todos sus proyectos de impresión 3D.

Coste: 150.000 dólares.

La industria de Suecia.

El fabricante sueco antes conocido como BLB Industries ofrecía una gama de impresoras 3D de gran tamaño capaces de imprimir con materiales en pellets y eran populares por su uso con plásticos reciclados. Al parecer, la empresa vio una oportunidad y ha pasado por una transformación, surgiendo recientemente como The Industry Sweden y dedicándose exclusivamente a la impresión 3D sostenible y a la lucha contra la contaminación por plástico.

No está claro si sus populares impresoras de gran formato, como la Box 1500, seguirán estando disponibles, pero un nuevo producto llamado Magnum está a punto de salir al mercado.

La nueva impresora industrial podrá imprimir plásticos reciclados, caucho y materiales compuestos que contengan madera, cáñamo, lino y otros biomateriales para convertirse en “la impresora 3D más sostenible del planeta”, según la empresa.

Todavía no se ha anunciado el precio de la Magnum, pero las otras impresoras de la compañía estaban en el rango de los 150.000 dólares.

Titan Robotics Atlas-HS.

Titan Robotics, la empresa con sede en Colorado que también se especializa en soluciones de impresión 3D a gran escala para una variedad de industrias, presentó su nueva impresora 3D FDM híbrida de múltiples cabezales y máquina CNC Atlas-HS. La empresa ha incorporado el sistema de extrusión de pellets de su línea de impresoras 3D Atlas con un sistema de fresado de 3 ejes.

La Atlas-HS cuenta con una cámara calefactada para imprimir polímeros de alto rendimiento, como fibra de carbono-PEI, fibra de vidrio-PEKK y nylons. Con un volumen de impresión de 1.270 x 1.270 x 1.829 mm, la Atlas-HS ofrece a los clientes industriales la opción de incorporar tanto los extrusores de pellets como de filamentos de Titan en el mismo pórtico.

“El Atlas-HS permite a los usuarios industriales imprimir en 3D una pieza con forma casi de red mediante la extrusión de pellets y, a continuación, mecanizarla para cumplir los requisitos de la pieza final, así como producir geometrías complejas con capacidades de mecanizado in situ”, afirma Bill Macy, director de tecnología de Titan Robotics.

Titan también fabrica el Atlas (762 × 762 × 1143 mm), que es un sistema de fabricación aditiva industrial disponible con extrusión de pellets, extrusión de filamentos o un sistema híbrido de extrusión de pellets + filamentos.

TRITURADORAS DE RESIDUOS DE PLÁSTICO.

A nivel industrial, hay docenas de trituradoras de residuos de plástico comerciales en el mercado porque las máquinas se utilizan ampliamente en otras industrias y son perfectamente adecuadas para triturar plásticos para convertirlos en filamento de impresión 3D o para alimentar directamente las impresoras 3D equipadas con cubetas. Para uso doméstico, los fabricantes han utilizado durante mucho tiempo una simple licuadora o picadora de carne para picar sus soportes de impresión 3D y las impresiones fallidas, pero esa no es una solución a largo plazo o de gran volumen.
Las trituradoras que presentamos a continuación se sitúan en un punto intermedio: no son máquinas industriales, pero son lo suficientemente asequibles para las pequeñas empresas y fáciles de usar.

Trituradora híbrida 3Devo GP20.

3Devo lanzó su trituradora y granuladora híbrida GP20 a mediados de 2021. La empresa, con sede en los Países Bajos, produce una gama de equipos de sobremesa capaces de triturar residuos de plástico y producir con ellos filamento o gránulos utilizables para impresoras 3D.

La empresa afirma que su trituradora puede procesar:

Purgings.

  • Bolsas de plástico.
  • Película.
  • Botellas de plástico.
  • Plásticos reforzados con fibra de vidrio.
  • Plásticos reforzados con fibra de carbono.
  • Impresiones 3D.
  • Piezas moldeadas por inyección/residuos.

La empresa ha dejado de fabricar su trituradora SHR3D IT, más pequeña e ideal para la pequeña oficina o el hogar.

Recuperación de Filabot.

El Filabot Reclaimer es una unidad granuladora que descompone el plástico, como las impresiones 3D fallidas y los plásticos de desecho postconsumo, y lo convierte en partículas. Estas partículas se pueden procesar para imprimir filamento en 3D con las máquinas extrusoras de la empresa, o alimentar directamente una impresora 3D con un alimentador de material a granel.

La recuperadora tiene un proceso de descomposición en dos etapas que puede hacer material imprimible de casi cualquier residuo de plástico. La primera etapa, la trituradora, rompe los grandes trozos de plástico en trozos más pequeños, y a partir de ahí los trozos rotos se introducen en el granulador que rompe los trozos hasta el tamaño final extruible.

Coste: 5.849 dólares

MÁQUINAS DE FABRICACIÓN DE FILAMENTOS.

Una vez que tengas tus plásticos reciclados troceados, es el momento de introducirlos en una máquina de filamentos (extrusora). Echemos un vistazo a las máquinas más populares.

Fabricantes de filamentos 3Devo.

Las máquinas de filamentos Composer y Precision Series de 3Devo son máquinas especializadas y orientadas a los resultados con una potencia de calidad industrial. Hacen que los materiales sean más fáciles de trabajar que nunca, al tiempo que ofrecen aún más posibilidades de fabricación e innovación.

La exclusiva configuración de extrusión vertical de las máquinas de filamento garantiza una redondez precisa y guía con exactitud el filamento hasta la bobina. Un sistema de refrigeración por aire doble, con velocidades y posiciones de ventilador ajustables, garantiza una configuración de refrigeración óptima para los materiales con los que se trabaja. Un sensor óptico y un sistema de arrastre dinámico trabajan juntos para lograr una tolerancia de precisión del diámetro de +/- 0,05 mm.

Coste: 7.000 – 8.200 dólares.

Extrusoras de filamentos Filabot.

El sistema Filabot EX2 es el sistema de extrusión de nivel básico de la empresa y está diseñado para ser sencillo para aquellos que se inician en la fabricación de filamento. El EX2 cuenta con un tornillo de extrusión compacto de tres etapas fabricado con acero inoxidable de alto carbono endurecido y pulido. Este tornillo patentado está diseñado para presurizar el plástico durante el proceso de extrusión, lo que ayuda a controlar el diámetro y a aumentar el rendimiento general.

Filabot fabrica una gama de extrusoras de filamentos y paletizadores con el objetivo declarado de permitir a las personas y a las empresas convertir los residuos de plástico en filamentos utilizables, creando un ciclo de circuito cerrado. El extrusor Filabot EX6 es el sistema de nivel profesional, mientras que el Filabot Pelletizer (3.270 $) es una picadora de filamento diseñada para cortar el filamento en pellets.

Coste: 2.747 $ – 10.875 $.

ProtoCycler+ de Redetec.

ReDeTec ha creado una tecnología patentada para reciclar residuos de plástico que incluye un sistema de reciclaje de impresión 3D llamado ProtoCycler+. La empresa afirma que su máquina reduce el coste de la impresión 3D al tiempo que hace que la impresión de plástico sea sostenible.

ProtoCycler+ es una extrusora de sobremesa con una trituradora integrada para desmenuzar los residuos de plástico. Cuenta con un hardware de extrusión y un control del diámetro del filamento regulado digitalmente, junto con un software que permite controlar la extrusión cuando se experimenta con polímeros y aditivos.

ReDeTec también vende colorantes y aditivos vibrantes para transformar sus jirones neutros sin color en una gama de materiales vibrantes.

Coste: 3.500 dólares.

Artículo original disponible en: 3ALLDP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.