CalidadImpresion 3DImpresora3DMaterialNoticiasSoftwareTecnologia

¿ES MÁS BARATO IMPRIMIR ALGO EN 3D Ó COMPRARLO?

IDEA 1.61.

La impresión 3D es una gran tecnología de fabricación, pero no siempre es la opción más rentable. Averigua cuándo es más barato comprar o hacerlo tú mismo.

Imprimir o no imprimir.

¿Quiere ahorrar dinero imprimiendo piezas en 3D? (Fuente: AMFG).

Para muchos fabricantes, la necesidad o el deseo de una cosa suele llevar a la pregunta “¿imprimir o comprar?”. Y aunque la impresión 3D ha avanzado mucho, está lejos de sustituir por completo la necesidad de comprar artículos. Entonces, ¿dónde trazar la línea?

En este artículo analizaremos cuándo merece la pena imprimir algo en 3D y cuándo no. La respuesta depende de una serie de factores, como la propia pieza, el equipo necesario para fabricarla, el material del que está hecha, la calidad requerida y el tiempo que estés dispuesto a invertir. Debe tener en cuenta todos estos factores a la hora de decidir entre imprimir una pieza en 3D o simplemente comprar una versión prefabricada de la misma.

También puede considerar otros factores, como la personalización y ciertos elementos de diseño. Por ejemplo, la impresión 3D ha sido útil para la industria dental, ya que los moldes de dientes impresos en 3D a medida basados en escaneos 3D pueden ser muy precisos. Otro ejemplo son ciertas piezas de aeronaves con geometrías interiores complejas que son sencillas de imprimir pero complejas de crear mediante otras técnicas de fabricación.

Ambos ejemplos son muy caros de imprimir en 3D, pero tienen otras ventajas. En algunos casos, a pesar del coste, la impresión 3D puede ser un método de fabricación más adecuado, por lo que hay que tener en cuenta algo más que el precio. A continuación, veremos algunas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de imprimir una pieza o simplemente comprarla.

Material y calidad.

La mayoría de las piezas impresas en 3D se imprimen en plástico (Fuente: Zortrax).

El primer factor tiene que ver con el material y la calidad del producto deseado. Aunque el coste del filamento es casi siempre inferior al de la compra de un producto acabado, debe pensar en el aspecto que desea que tenga el resultado final y en su función prevista. Los artículos impresos en 3D suelen estar hechos de plástico; ¿es éste un material adecuado para su pieza? Si no es así, puede que quiera comprarla o invertir en imprimirla en metal o en plásticos mejorados a través de servicios de impresión en línea. El metal y otros materiales imprimibles en 3D de alta resistencia pueden ofrecer mucha durabilidad y otras ventajas.

Por ejemplo, las piezas impresas con el material Onyx de Markforged son robustas y deflectoras del calor en comparación con los artículos fabricados con materiales de impresión 3D estándar. Sin embargo, conseguir una pieza impresa en 3D en materiales como el Onyx o el metal puede ser caro, por lo que esta opción puede no merecer la pena.

Entre los ejemplos de piezas fabricadas en plástico de alta calidad se encuentran algunas hélices de drones y piezas de automóviles. Para resistir el paso del tiempo y las condiciones meteorológicas, estos plásticos son más duraderos, pero podrían no ser compatibles con una impresora FDM de sobremesa.

Algunos ejemplos de piezas fabricadas normalmente con plásticos de baja calidad son los bolígrafos baratos y las tapas de las carpetas. Estos productos básicos están pensados para su uso en interiores y se venden tan baratos que utilizar un plástico de alta calidad sería en cierto modo una pérdida de dinero para el fabricante. Imprimir en 3D un artículo que ya se produce de forma tan barata es poco probable que le ahorre dinero.

Pero, por otro lado, puede merecer la pena pagar por materiales de calidad. Las piezas recién salidas de la cama de impresión suelen carecer del acabado superficial que se busca. Las piezas impresas en 3D pueden no tener el mismo atractivo visual que los productos comprados en una tienda, al menos no sin dedicar una buena cantidad de tiempo al procesamiento posterior. Otras propiedades, como la resistencia, pueden no ser tan impresionantes en las piezas impresas en 3D, aunque hay formas de solucionar esto.

Al final, todo se reduce a una simple pregunta: ¿la mayor calidad (potencial) de una pieza comprada compensa el ahorro de costes de imprimirla tú mismo?

No olvide que la alta calidad del material y del acabado no tiene por qué sacrificar la personalización. Si tiene un diseño único en mente pero no cree que pueda conseguir las propiedades o la estética deseadas, siempre existe una opción intermedia: los servicios de impresión 3D. Para encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto, echa un vistazo a Craftcloud, nuestro mercado de servicios de impresión 3D.

Diseño.

La impresión en 3D de piezas comunes puede ser más barata que comprarlas (Fuente: Crosslink vía YouTube).

La siguiente consideración depende de la propia pieza, concretamente del diseño. La impresión 3D es ideal para fabricar piezas únicas y personalizadas, por ejemplo, si necesita un objeto de decoración para el hogar con una forma y dimensiones específicas. Las piezas de impresión 3D de este tipo serán más baratas, ya que probablemente no podrá encontrar una pieza personalizada que se pueda comprar.

Otro aspecto positivo de la impresión de piezas en 3D es que, esencialmente, si alguien puede diseñar un modelo en 3D de la misma, se puede imprimir en 3D. Puede encontrar millones de modelos imprimibles en 3D en línea, incluyendo archivos STL de productos que también están disponibles para su compra. Un buen ejemplo de impresión de un diseño popular es el vídeo de Crosslink sobre la fabricación de una funda de teléfono. La funda del teléfono que aparece en el vídeo puede comprarse en línea, pero en este caso, la impresión en 3D es probablemente menos costosa.

Si la pieza deseada es lo suficientemente sencilla, puede incluso diseñarla en programas de diseño asistido por ordenador como Tinkercad y Fusion 360. Si no encuentra el diseño que desea y no tiene los conocimientos necesarios para modelar sus propios objetos, puede incluso contratar a un diseñador para que modele una pieza más compleja que desee imprimir en 3D. Sin embargo, contratar a un diseñador es caro y lo más probable es que cueste más que comprar una pieza.

Un ejemplo en el que la impresión 3D podría ser más beneficiosa que la simple compra de una pieza sería si necesitas algo simple pero específico, como un pie de sofá. Es posible que encuentres el diseño exacto que buscas en Internet, pero un pie de sofá es un diseño bastante sencillo, por lo que podrías adaptar fácilmente otro modelo (lo que suele ser más fácil que modelar desde cero) y luego imprimirlo en 3D.

Este proceso llevará sin duda más tiempo que comprarlo, pero te ahorrarás algo de dinero. En situaciones como ésta, depende de lo que estés dispuesto a hacer para conseguir una pieza: La impresión 3D lleva más tiempo (aunque no necesariamente más que la espera de una compra en línea para ser entregada) y la compra lleva más dinero.

Equipamiento disponible.

Contar con algún equipo, como una impresora 3D o una cortadora láser, facilita la fabricación de tus propias piezas (Fuente: Eco House).

A la hora de determinar si es más barato imprimir una pieza o comprarla, hay que tener en cuenta el equipo utilizado. Lo primero que piensas en el coste de la impresión puede ser el filamento. El filamento de la impresora es bastante barato y una bobina suele durar mucho tiempo, por lo que no es nuestra principal preocupación en lo que respecta al equipo.

Sin embargo, aunque imprimir una pieza en 3D pueda parecer más barato que comprarla, también hay que tener en cuenta el coste de la impresora 3D. Teniendo esto en cuenta, se necesitaría una gran cantidad de piezas impresas en 3D que, de otro modo, habrías comprado para compensar la inversión inicial de la propia impresora.

Un ejemplo de cuándo la impresión 3D sería beneficiosa teniendo en cuenta el equipo sería en la industria del automóvil. El coste de los equipos de impresión en 3D es insignificante comparado con el coste total de las empresas que compran piezas subcontratadas y las almacenan. Por tanto, en este caso, la impresión 3D de determinadas piezas supondrá una reducción de costes a largo plazo.

Por otro lado, para un departamento escolar o universitario, la impresión 3D para piezas de uso final o prototipos (especialmente si se requiere la impresión SLS) puede no merecer la pena la inversión, dados los elevados costes iniciales y el espacio necesario para almacenar permanentemente el equipo. Por supuesto, si sólo necesita imprimir una o unas pocas piezas con un equipo especial, los servicios de impresión 3D pueden ser una opción asequible.

Para muchos fabricantes, la impresión 3D es un pasatiempo y una pasión, por lo que su inversión inicial estará justificada por el potencial de experimentación. Por último, para obtener un cálculo aún más preciso del coste, quizá quieras determinar cuánta energía consume tu impresora 3D y cuánto te cuesta esto.

Tiempo y dinero.

Asegúrate de que no estás gastando demasiado tiempo en imprimir una pieza que podrías comprar de forma barata (Fuente: Marco Verch vía Flickr).

Una de las ventajas de comprar cualquier cosa en línea en lugar de hacerla uno mismo es el tiempo que se ahorra. El tiempo es dinero, como se suele decir, así que ¿por qué gastar un tiempo precioso diseñando e imprimiendo en 3D piezas que se pueden comprar a bajo precio en una tienda cercana?

A la hora de decidir si merece la pena imprimir un artículo en 3D, debes considerar cómo valoras tu propio tiempo. No te olvides de incluir el tiempo dedicado a diseñar o modificar un modelo, además del tiempo de posprocesamiento, cuando calcules tu inversión de tiempo. También hay que tener en cuenta que las impresiones no siempre salen perfectas a la primera, por lo que la experimentación con los ajustes de impresión y la reimpresión también pueden consumir tiempo.

Siendo realistas, imprimir un objeto preciso pero genérico como un ladrillo de Lego no merecería el esfuerzo, cuando el mismo objeto es barato y fácil de comprar (y será más preciso dimensionalmente). Por otro lado, si necesitas una pieza de repuesto específica para un producto que ya tienes, puede ser difícil encontrar la pieza para comprar pero sencillo descargar o crear la pieza para imprimir.

Si eres muy consciente de tus gastos, o si simplemente disfrutas tanto del proceso de diseño e impresión que no lo consideras una pérdida de tiempo, la impresión 3D puede ser a menudo la mejor opción. Como hemos mencionado, el coste real de los materiales es bajo, y las ventajas de la personalización pueden compensar el tiempo adicional requerido. Sólo depende del tiempo que estés dispuesto a dedicar a diseñar (o a localizar un archivo para descargar si el diseño ya está publicado en Internet) y a imprimir un objeto.

Si quieres ahorrar dinero a largo plazo y ya tienes una impresora 3D, imprimir tus propias piezas es una gran idea. Sin embargo, la facilidad y la calidad potencialmente superior de un producto comprado a menudo superan el ahorro de costes de la impresión 3D. Y a veces, el producto comprado es tan barato que simplemente no vale la pena intentar imprimirlo. Aunque esto podría cambiar en el futuro, lo más probable es que la compra de piezas siga dominando sobre la impresión 3D por ahora.

Artículo original disponible en: 3ALLDP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.