Impresion 3DImpresora3DMaterialSoftwareTecnologia

ALMACENAMIENTO DEL FILAMENTO DE LA IMPRESORA 3D: CÓMO ALMACENAR EL FILAMENTO.

Publicado el

IDEA 1.61.

¿Cómo almacenar correctamente el PLA y otros filamentos? ¡Consulta las mejores soluciones de almacenamiento de filamentos para impresoras 3D para construir o comprar!.

En lo que respecta al almacenamiento, el filamento para impresoras 3D requiere un alojamiento especial. Entre los materiales de filamento más populares de PLA, ABS, PETG y TPU, el requisito de almacenamiento más exigente tendría que ser la humedad (o la falta de ella). Después, la ausencia de polvo y partículas es otra consideración importante para el almacenamiento del filamento.

Pero, por supuesto, también querrá que su almacenamiento sea cómodo. La facilidad de acceso a su filamento y una pantalla estéticamente agradable pueden ser tan importantes para usted como proteger su filamento de la humedad.

En este artículo, le explicaremos algunas consideraciones importantes a la hora de planificar el almacenamiento de su filamento y, a continuación, analizaremos las principales opciones para ayudarle a encontrar la solución adecuada para su configuración. ¡Vamos a echar un vistazo más profundo!.

¿Cuál es el problema?.

Vea la diferencia de imprimir con filamento húmedo (izquierda) frente a seco (derecha) (Fuente: Thrinter).

La mayoría de los materiales utilizados en la impresión 3D FDM pueden considerarse higroscópicos, lo que significa que absorben las moléculas de agua en lugar de repelerlas. Esto no significa que tu Benchy actúe como una esponja, pero si dejas tu filamento al aire libre en un día húmedo, la calidad de tu impresión bajará. Incluso lo que podríamos considerar una humedad ambiental relativamente baja puede ser perjudicial para el filamento a través de la exposición acumulada.

Mantener el filamento en un recipiente hermético es una necesidad para evitar la absorción de la humedad del aire, y el uso de contenedores sellados al vacío o con desecante es aún mejor. Entraremos en más detalles sobre los desecantes en un momento, pero primero, veamos las señales de advertencia.

Cómo saber si su filamento está húmedo.

¿Puedes adivinar qué impresión se hizo con filamento seco? (Fuente: bobstro vía Prusa Research Forum).

Si el filamento está “húmedo”, es posible que la calidad de la superficie de impresión empeore o que la adherencia de las capas sea menor. Una forma de saber si el filamento está demasiado húmedo es escuchar los sonidos de chasquidos o crujidos cuando se está fundiendo en el extremo caliente. Lo que se oye es el sonido del agua que hierve del filamento y se evapora.

Dicho esto, el filamento húmedo no es una causa perdida, ya que la mayoría de los filamentos se pueden secar utilizando un deshidratador de alimentos reutilizado, un horno de baja temperatura o una máquina construida especialmente para ello, como algunas de las que se incluyen al final de esta lista.

Necesidad de almacenamiento.

Es natural que el polvo y las partículas se depositen en las bobinas de filamento cuando se dejan al aire libre. Estas pequeñas molestias pueden provocar una disminución de la calidad de la impresión, e incluso obstruir la boquilla durante la impresión.

La limpieza y el cambio de boquillas puede ser un dolor, por lo que evitar que el polvo llegue al filamento en primer lugar es una opción fácil. Esto puede lograrse simplemente almacenando el filamento en contenedores cerrados o en lugares apartados de las partículas en el aire. Otra línea de prevención es el uso de un filtro de polvo por el que se desliza el filamento durante el proceso de impresión, que elimina cualquier contaminante potencial antes de que llegue al extremo caliente.

Una nota sobre los desecantes.

Los desecantes suelen estar hechos de perlas de gel de sílice (Fuente: Amazon).

Muchas de las soluciones de almacenamiento de filamentos de esta lista requieren el uso de desecantes. Un desecante es algo tan higroscópico que absorbe preferentemente toda la humedad ambiental de un espacio. Los desecantes se encuentran más comúnmente en pequeñas bolsas, pero también se pueden comprar en forma de perlas.

Los paquetes son la forma más común de desecantes. Son prácticos, baratos y están disponibles en muchos tamaños diferentes, desde 0,5 hasta 500 gramos. Se aconseja la compra al por mayor, ya que los paquetes de 50 gramos pueden adquirirse en un paquete de 24 por unos 24 dólares, es decir, un dólar cada uno.

En el interior de los paquetes de desecante se encuentran las propias perlas de desecante. Estas cuentas tienen un tamaño de entre 2 y 4 mm y pueden comprarse por peso y utilizarse tal cual. Si necesita una gran cantidad de poder de secado de filamentos, las perlas son una buena opción. Cuesta unos 35 dólares el galón, que consiste en 7,5 libras de perlas.

Muchas de las soluciones de almacenamiento de filamentos de esta lista requieren el uso de desecantes. Un desecante es algo tan higroscópico que absorbe preferentemente toda la humedad ambiental de un espacio. Los desecantes se encuentran más comúnmente en pequeñas bolsas, pero también se pueden comprar en forma de perlas.

Los paquetes son la forma más común de desecantes. Son prácticos, baratos y están disponibles en muchos tamaños diferentes, desde 0,5 hasta 500 gramos. Se aconseja la compra al por mayor, ya que los paquetes de 50 gramos pueden adquirirse en un paquete de 24 por unos 24 dólares, es decir, un dólar cada uno.

En el interior de los paquetes de desecante se encuentran las propias perlas de desecante. Estas cuentas tienen un tamaño de entre 2 y 4 mm y pueden comprarse por peso y utilizarse tal cual. Si necesita una gran cantidad de poder de secado de filamentos, las perlas son una buena opción. Cuesta unos 35 dólares el galón, que consiste en 7,5 libras de perlas.

Recargabilidad.

Dejando de lado los desecantes desechables, la gran mayoría de las perlas y paquetes pueden “recargarse”. Esto se consigue cociendo el desecante a una temperatura muy baja en un horno, un deshidratador de alimentos o incluso un microondas. Cuando el desecante se sature, simplemente recárguelo horneando todo el exceso de humedad, y ya estará listo. Tenga en cuenta que cuanto más desecante tenga en un recipiente determinado, menos veces tendrá que recargarlo.

Indicador de color.

La mayoría de los desecantes del mercado ofrecen un indicador de color. Esto significa que a medida que el desecante se satura de agua, el color pasa gradualmente de azul a naranja o de naranja a verde, dependiendo del desecante. Esta característica está disponible tanto en los paquetes como en las perlas, aunque a veces puede ser difícil ver el cambio de color a través del tejido del paquete.

Cuánto se necesita.

Aunque nunca está de más pecar de precavido cuando se trata de desecantes, hay una fórmula para saber cuánto desecante se necesita para un volumen de aire determinado: Calcule el volumen de su contenedor en pies cúbicos y multiplíquelo por 1,2. Esto le dará el número de unidades de desecante que necesitará para ese contenedor.

Una unidad de desecante es aproximadamente una onza, pero, más concretamente, puede definirse como la cantidad necesaria para absorber tres gramos de agua a una humedad relativa del 20% o seis gramos de agua a una humedad relativa del 40%, ambas a 25 °C (77 °F). Sin embargo, para simplificar las cosas, es mucho más fácil recurrir a la fórmula 1 unidad de desecante = 1 onza.

Ahora que sabemos lo que hacemos con el desecante, ¡vamos a ver las opciones de almacenamiento!

Racks.

Muestra tu colección en un lugar privilegiado (syelton1 vía Thingiverse).

La forma más sencilla de almacenar el filamento es en una estantería. El almacenamiento abierto, como un estante o una estantería, tiene la ventaja de ser de fácil acceso y visibilidad, por lo que puede evaluar su colección desde todos los puntos de vista. Sin embargo, el inconveniente es que el filamento estará expuesto a los elementos. Esto se puede contrarrestar almacenando cada bobina en una bolsa de vacío, a la que nos referiremos más adelante.

La mayoría de los fabricantes optan por imprimir en 3D sus propios estantes para almacenar el filamento, como estos colgadores de bobinas o este sistema de estantes. Pero también hay algunas opciones que se pueden comprar, desde estantes para bobinas especialmente diseñados hasta una estantería estándar. También puedes encontrar un equilibrio entre las dos opciones, con modificaciones imprimibles para convertir una estantería en el porta-carretes de tus sueños, como este proyecto de reciclaje de palos de escoba.

Bolsas de almacenamiento al vacío.

Estas bolsas son resistentes, funcionales y económicas (Fuente: Amazon).

Aunque no son tan duraderas como una caja, y ciertamente no puedes pasar el filamento de la bolsa directamente a la impresora, las bolsas hacen un trabajo tan bueno como cualquier otro contenedor hermético para mantener la humedad y el polvo fuera.

Muchos de nosotros estamos familiarizados con las bolsas de almacenamiento al vacío. Estas bolsas, muy populares para almacenar y transportar ropa y similares, funcionan con una bomba manual (a menudo incluida) o con una aspiradora doméstica (para obtener resultados más rápidos). Se aspira todo el aire de la bolsa de plástico resistente a través de una válvula unidireccional, dejando el contenido libre de cualquier posible humedad.

Se recomienda añadir un poco de desecante antes de aspirar todo el aire, pero no es imprescindible. Si no hay aire, no hay humedad ni polvo; ¡así de sencillo!

Estas bolsas vienen en diferentes tamaños, siendo la pequeña de 16 por 24 pulgadas. En cada una de ellas caben tres bobinas de 1 kg para aprovechar al máximo el espacio. Con un precio de unos pocos dólares cada una, esta solución tampoco te hará perder dinero.

Cajas secas.

La PolyBox puede mantener hasta dos bobinas seguras y secas (Fuente: Polymaker)

Un paso más allá de almacenar el filamento en un estante o en bolsas es una caja seca especialmente diseñada. Las cajas secas son una solución de almacenamiento a largo plazo que generalmente utiliza desecante en una caja sellada para mantener el filamento en una atmósfera seca.

Existen algunas opciones de bricolaje, como la conocida Prusa Drybox y una mejora impresa en 3D para un contenedor Rubbermaid. Los que busquen más espacio de almacenamiento pueden estar interesados en una solución sencilla como un contenedor de comida para mascotas reutilizado. O para algo más tecnológico, los armarios secos proporcionan un entorno con humedad controlada y están disponibles en varios tamaños. Estas unidades se suelen utilizar para almacenar artículos sensibles a la humedad, como el equipo fotográfico, pero ¿por qué no su colección de filamentos?

Pero si prefieres comprar algo diseñado específicamente para proteger tu filamento, hay algunas opciones.

Polymaker PolyBox.

El PolyBox es una caja de secado de filamentos y un alimentador. El precio de unos 70 dólares puede parecer elevado, pero esta solución no es una simple caja de plástico, ya que ofrece lecturas de temperatura y humedad en directo desde el interior del contenedor.

La PolyBox mantiene el filamento seco con dos bolsas de desecante de 100 g en un compartimento inferior. Apoyado en rodillos con cojinetes de bolas, hasta dos bobinas de 1 kg pueden rodar libremente para alimentar el filamento directamente a su impresora. Una opción similar pero menos costosa es la caja de almacenamiento de filamento BigTreeTech, con varias versiones que cuestan alrededor de 30 dólares.

Contenedor PrintDry.

Los contenedores de almacenamiento de filamento PrintDry adoptan un enfoque ligeramente diferente para mantener sus bobinas seguras. Los contenedores están diseñados pensando en el almacenamiento a largo plazo, en lugar de secar activamente el filamento o alimentarlo a la impresora. Las principales diferencias entre el PrintDry y una cubeta de plástico normal son los cuatro pestillos de aspecto robusto y la válvula situada en el centro de la tapa: Hay una bomba manual que se presiona contra una válvula unidireccional para aspirar todo el aire (y la humedad).

El único inconveniente es el precio: Por un paquete de cinco, tendrás que desembolsar unos 100 dólares. Cada contenedor tiene capacidad para una sola bobina, por lo que te gastarás casi lo mismo en el contenedor que en la bobina de PLA que pondrás dentro.

Secadoras.

La caja secadora de filamento Sovol es capaz de calentar, secar y almacenar adecuadamente las bobinas de filamento (Fuente: Sovol vía YouTube).

Si tienes una bobina de filamento húmeda, una caja seca o una bolsa con desecante no puede realmente deshacerse de la humedad. Estas soluciones sólo están diseñadas para evitar que llegue más humedad al filamento. Ahí es donde entran en juego los secadores de filamento específicos.

La mayoría de los secadores de filamento funcionan almacenando el filamento en un entorno ligeramente calentado para evaporar la humedad. Los secadores que se pueden comprar también suelen ofrecer funciones adicionales, como un temporizador, una pantalla, un controlador de temperatura o un ventilador. Sólo hay que vigilar la factura de la luz, ya que un dispositivo eléctrico puede resultar una forma cara de almacenar el filamento a largo plazo.

Si quieres construir tu propio secador de filamento, un buen proyecto para seguir es el diseño de RichRap, con archivos gratuitos para descargar y un vídeo para seguir. El proyecto utiliza una alfombra calefactora de reptiles colocada en una bañera de plástico de 11 litros para calentar el filamento mientras los paquetes desecantes eliminan la humedad. Un sensor de temperatura y humedad controla las condiciones dentro de la caja.

Pero si prefieres no complicarte con la electrónica, hay algunas opciones estupendas de secadores de filamento que puedes comprar.

Sovol SH01.

El Sovol SH01 es una buena opción para el secado activo de filamentos que también funciona como solución de almacenamiento en seco. En la caja cabe una bobina grande de 150 mm de ancho o dos bobinas más pequeñas de hasta 70 mm de ancho. La temperatura puede ajustarse entre 40 y 50 °C durante 6 a 12 horas, lo que resulta adecuado para el secado de los materiales de filamento más populares. Además, viene con juntas de silicona y fuertes pestillos de cierre, que pueden asegurar un ambiente interior seco incluso cuando la calefacción activa está apagada.

eSun eBox.

El eBox es otro secador de filamentos tradicional con algunas características adicionales. La temperatura puede ajustarse a una temperatura relativamente alta de 80 °C, y puede funcionar hasta 18 horas.

El eBox también tiene una balanza integrada, para que pueda ver una lectura del peso de su bobina de filamento. Esta función es muy útil cuando se trata de determinar si queda suficiente filamento para una impresión concreta. El peso del filamento se puede cruzar con el consumo estimado de filamento de su cortadora, para que no se quede sin él a mitad de la impresión.

Artículo original disponible en: 3ALLDP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.